Health Library Explorer
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z A-Z Listings Contact Us
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z
Pulse una letra para ver la lista de procedimientos que comienzan con esa letra.
Pulse 'Al inicio' para volver al inicio de esta sección.

Broncoscopia

¿Qué es una broncoscopia?

La broncoscopia es un procedimiento que sirve para observar las vías respiratorias en los pulmones a través de una sonda delgada e iluminada (broncoscopio). El broncoscopio se coloca en la nariz o en la boca. Se desliza por la garganta hacia la tráquea y, luego, a las vías respiratorias. De esta manera, el proveedor de atención médica puede ver la laringe, la tráquea y las vías respiratorias grandes y medianas.

Existen dos tipos de broncoscopios: el flexible y el rígido. Ambos pueden ser de anchos diferentes.

El broncoscopio rígido es un tubo recto. Solo se usa para ver las vías respiratorias más grandes. Se puede usar en los bronquios para lo siguiente:

  • Eliminar una gran cantidad de secreciones o de sangre

  • Controlar un sangrado

  • Extraer objetos extraños

  • Extirpar tejido enfermo (lesiones)

  • Hacer procedimientos, como stents y otros tratamientos

Por lo general, se usa un broncoscopio flexible. A diferencia del endoscopio rígido, puede desplazarse hasta las vías respiratorias más pequeñas (bronquiolos). El broncoscopio flexible puede usarse para lo siguiente:

  • Colocar un tubo de respiración en las vías respiratorias para dar oxígeno

  • Succionar secreciones para sacarlas del cuerpo

  • Tomar muestras de tejido (biopsias)

  • Administrar medicamentos en los pulmones

¿Por qué podría necesitar una broncoscopia?

La broncoscopia puede hacerse para diagnosticar y tratar problemas de los pulmones, como los siguientes:

  • Tumores o cáncer en los bronquios

  • Obstrucción de las vías respiratorias

  • Estrechamiento de zonas en las vías respiratorias (estenosis)

  • Inflamación e infecciones, como la tuberculosis (TB), la neumonía y las infecciones pulmonares a causa de hongos o parásitos

  • Enfermedad pulmonar intersticial

  • Causas de tos persistente

  • Causas de tos con sangre

  • Manchas detectadas en una radiografía de tórax

  • Parálisis de las cuerdas vocales

Los procedimientos de diagnóstico o los tratamientos que se hacen con la broncoscopia incluyen los siguientes:

  • Biopsia de tejido

  • Muestra de esputo

  • Introducción de líquido en los pulmones y extracción del líquido (lavado broncoalveolar) para diagnosticar trastornos en los pulmones

  • Extracción de secreciones, sangre, tapones mucosos o crecimientos (pólipos) para despejar las vías respiratorias

  • Control de sangrado en los bronquios

  • Extracción de objetos extraños u otras obstrucciones

  • Terapia láser o radioterapia para tumores en los bronquios

  • Colocación de un tubo pequeño (stent) para mantener abiertas las vías respiratorias (colocación de stent)

  • Extracción de pus (absceso)

El proveedor de atención médica también puede tener otros motivos para recomendarle una broncoscopia.

¿Cuáles son los riesgos de la broncoscopia?

En la mayoría de los casos, se usa un broncoscopio flexible, no uno rígido. Esto se debe a que el instrumento flexible presenta menos riesgo de dañar el tejido. Y brinda un mejor acceso a zonas más pequeñas del tejido de los pulmones.

Todos los procedimientos conllevan algunos riesgos. Los siguientes son algunos de los riesgos de este procedimiento:

  • Sangrado

  • Infección

  • Perforación en la vía respiratoria (perforación bronquial)

  • Irritación de las vías respiratorias (broncoespasmo)

  • Irritación de las cuerdas vocales (laringoespasmo)

  • Aire en el espacio entre el revestimiento del pulmón (espacio pleural) que provoca el colapso del pulmón (neumotórax)

Sus riesgos dependerán de su estado de salud en general y otros factores. Consulte al proveedor de atención médica sobre cuáles son los riesgos en su caso. Hable sobre cualquier preocupación que tenga.

En algunos casos, es posible que la persona no pueda someterse a una broncoscopia. Algunos de esos casos son los siguientes:

  • Estrechamiento u obstrucción grave de la tráquea (estenosis traqueal)

  • Presión arterial alta en los vasos sanguíneos de los pulmones (hipertensión pulmonar)

  • Tos o arcadas intensas

  • Niveles bajos de oxígeno

  • Riesgo alto de sangrado

Si tiene un nivel alto de dióxido de carbono en la sangre (hipercapnia) o falta de aire grave, es posible que deban conectarlo a un respirador antes del procedimiento. De esta manera, es posible enviarle oxígeno directamente a los pulmones mientras el broncoscopio está colocado.

¿Cómo me preparo para una broncoscopia?

Dele al proveedor de atención médica una lista de todos los medicamentos que tome. Esto incluye los medicamentos con receta y los de venta libre, además de vitaminas, medicamentos a base de hierbas y suplementos. Es posible que deba dejar de usar determinados medicamentos antes del procedimiento. Siga todas las indicaciones que le den sobre no comer ni beber nada antes del procedimiento.

Le pedirán que firme un documento de consentimiento informado. En dicho documento, se explican los beneficios y los riesgos del procedimiento. Asegúrese de evacuar todas sus dudas antes de firmarlo.

Si el procedimiento se lleva a cabo de forma ambulatoria, coordine para que alguien lo lleve de vuelta a su casa.

¿Qué sucede durante una broncoscopia?

Es probable que le realicen el procedimiento de manera ambulatoria. Eso significa que puede volver a su casa ese mismo día. O puede hacerse como parte de una internación. La broncoscopia puede tardar entre 15 minutos y una hora. La forma en la que se realiza el procedimiento puede variar. Dependerá de su afección y de las prácticas de su proveedor de atención médica. En la mayoría de los casos, el proceso de una broncoscopia es el siguiente:

  1. El proveedor de atención médica puede pedirle que se desvista. En ese caso, le darán una bata de hospital. Puede pedirle que se quite las joyas u otros objetos.

  2. Se recostará sobre una camilla de procedimiento con la cabeza apenas elevada.

  3. El proveedor de atención médica le colocará una sonda intravenosa en el brazo o en la mano.

  4. Podría darle antibióticos antes del procedimiento o cuando haya terminado.

  5. Estará despierto durante el procedimiento. El proveedor de atención médica le administrará un medicamento para que se relaje (sedante). También le dará un medicamento líquido para adormecer la nariz y la garganta. En una broncoscopia rígida, se aplica anestesia general. Este medicamento sirve para evitar el dolor y para que duerma durante todo el procedimiento.

  6. El proveedor de atención médica podría darle oxígeno a través de una mascarilla o de una sonda para la nariz. Le controlará la frecuencia cardíaca, la presión arterial y la respiración durante el procedimiento.

  7. El proveedor le rociará un medicamento anestésico en la parte posterior de la garganta. Esto evitará que le den arcadas cuando el broncoscopio pase por la garganta. El medicamento puede tener un sabor amargo. Una vez que el tubo pasa por la garganta, las arcadas desaparecen.

  8. Pero no podrá hablar ni tragar saliva durante el procedimiento. Le succionarán la saliva de la boca a medida que sea necesario.

  9. El proveedor pasará el broncoscopio por la garganta hasta las vías respiratorias. Es posible que sienta un dolor leve. No se obstruirán las vías respiratorias. Podrá respirar mientras tenga el broncoscopio. Y le darán oxígeno adicional si es necesario.

  10. A medida que se desplace el broncoscopio, le examinarán los pulmones. Puede que el proveedor tome muestras de tejido o mucosidad para su análisis. Puede hacer algún otro procedimiento de ser necesario. Por ejemplo, administrarle un medicamento o detener un sangrado.

  11. Una vez finalizado el examen y los procedimientos, se extrae el broncoscopio.

¿Qué sucede después de la broncoscopia?

Después del procedimiento, pasará un tiempo en una sala de recuperación. Es posible que esté somnoliento y confundido cuando se despierte de la anestesia general o de la sedación. El equipo de atención médica controlará los signos vitales, como la frecuencia cardíaca y la respiración.

Podría hacerse una radiografía de tórax inmediatamente después del procedimiento. Esto se hace para asegurarse de que los pulmones estén bien. Es posible que le pidan que tosa con suavidad y que escupa saliva en un recipiente. Así, el enfermero podrá controlar que no tenga secreciones con sangre.

Es posible que sienta un dolor leve en la garganta. No se le permitirá comer ni beber hasta que regrese el reflejo nauseoso. Es posible que sienta dolor de garganta y molestias durante unos días al tragar. Eso es normal. Las pastillas para la garganta o hacer gárgaras pueden ser de ayuda.

Si tuvo un procedimiento ambulatorio, volverá a casa cuando el proveedor de atención médica se lo permita. Alguien tendrá que llevarlo a casa.

En su casa, puede retomar su alimentación y sus actividades habituales según le indique el proveedor de atención médica. Quizás deba evitar hacer actividad física intensa durante algunos días.

Puede sentir una fiebre baja. Esto es común.

Llame a su proveedor de atención médica si nota alguno de los siguientes síntomas:

  • Fiebre de 100.4 °F (38 °C) o superior, o según le haya indicado el proveedor

  • Enrojecimiento o hinchazón en la zona de la vía intravenosa

  • Sangre u otro líquido que salen de la zona de la vía intravenosa

  • Toser con abundante cantidad de sangre

  • Dolor de pecho

  • Ronquera intensa

  • Dificultad para respirar

Su proveedor de atención médica puede darle otras instrucciones después del procedimiento.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar someterse a la prueba o al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Los efectos secundarios y las complicaciones posibles

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento

  • Quién es la persona que realizará la prueba o el procedimiento, y sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no se realizara la prueba o el procedimiento

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o problemas

  • Cuánto deberá pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Andrew D Schriber MD
Revisor médico: Jessica Gotwals BSN MPH
Revisor médico: Marianne Fraser MSN RN
Última revisión: 4/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.